• Slider Image
  • Slider Image
  • Slider Image
  • Slider Image

YouTube

Nuestra principal actividad es enseñar, exponer y divulgar lo que dice la Palabra de Dios. En estos videos encontrarás nuestras reflexiones y charlas sobre la misma.

¡Entra en el canal!

¿Hay vida después de la muerte?

Es evidente que tarde o temprano, todos nos hacemos esta pregunta, es una cuestión que lleva arrastrando la humanidad desde que existe. A lo largo de la historia a través de las distintas culturas, religiones o filosofías, se ha intentado dar respuesta a esta pregunta.

El responder a esta cuestión tiene que ver con dar sentido a nuestra vida, si pensamos que no hay nada después de la muerte, nuestra vida tendrá un sentido efímero, en el que nuestra principal ambición será disfrutar del poco tiempo que nos queda; pero por otro lado, si creemos que hay algo más, nuestra actitud ante la vida será distinta, tal vez buscaremos hacer algún “mérito” para que tengamos una mejor vida después.

Según la biblia hay vida después de la muerte, mejor dicho dos tipos de vida después de la muerte, una vida maravillosa, sin dolor ni sufrimiento (el cielo) y una vida de tormento y dolor (el infierno), para acceder al cielo, no hay ningún mérito ni obra que podamos hacer, solo es necesario en un requisito:

Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Es decir, se trata de fe, es necesario poner nuestra fe en una persona: JESÚS.

Abel Vila

Vuelta a la rutina

Se acaba el verano y volvemos a nuestras tareas cotidianas. Antes de seguir con nuestros estudios planificados, compartimos dos intervenciones veraniegas de temas tan distintos como importantes: La Familia en Crisis, a cargo de Esteban Figueirido, y El Señor como Siervo, a cargo de Carlos González.


Audio aquí.


Audio aquí.

Veinte Años Después

Egoísmo, conflicto y división, son tres palabras que podríamos utilizar a la hora de describir en líneas generales la sociedad en que vivimos: Guerra de Siria, terrorismo radical islámico, amenaza nuclear de Corea del Norte, pobreza extrema en algunas partes del mundo…

Recordando el vil asesinato de Miguel Ángel Blanco, ocurrido hace exactamente veinte años, uno se da cuenta que ahí empezó el declive y posterior disolución de E.T.A. Millones de vascos y resto de españoles, con muy diferentes ideologías entre nosotros, salimos a las calles para apoyar a las miles de víctimas que había ocasionado esta banda terrorista y para unirnos contra el terror más la falta de libertad. El egoísmo, conflicto y división se transformaron en solidaridad, búsqueda de paz y unidad frente a la dictadura de las armas.

El mensaje de Cristo recogido en el Nuevo Testamento, entre otras muchas cosas, nos invita a buscar la unidad, paz y amor con el prójimo. ¿Estamos dispuestos a ello?

Ojalá siguiésemos lo que se nos dice en 1 Pedro 3:8: “En conclusión, sed todos de un mismo sentir, compasivos, fraternales, misericordiosos y de espíritu humilde”. Así sea.

Fernando González González.

Nuestras Metas

Esta semana, Abel Vila nos plantea una importante pregunta para la que necesitamos reflexionar antes de contestar: ¿Cuáles son las metas en nuestra vida?

Puedes descargar el audio de la exposición aquí.

Familias Felices

Rodeados de tantos casos de familias que se rompen o ya ni empezaron con buen pie, es difícil creer que puede haber familias realmente felices.

La familia es donde crecemos en todos los sentidos y nos sentimos “como en casa”. Por muchas razones esto no es siempre así, y aunque sabemos que la familia “ideal” o “perfecta” no existe, sí que podemos aspirar a la felicidad, ya que no hace falta que todo sea perfecto para que podamos ser felices.

Debemos aprender a disfrutar unos de los otros, perdonar cuando sea necesario, pensar más en los demás y no tanto de forma egoísta, ser agradecidos y generosos… muchas veces sólo se trata de una suma de acciones no tan complicadas.

Todo esto viene reflejado en un “manual de instrucciones” tantas veces olvidado, que nos indica cómo encontrar la verdadera felicidad: La Biblia, donde aparecen las palabras y consejos de nuestro Creador, quién mejor que él para indicarnos qué es lo que funciona.

Un sabio consejo: “Si alguna vez os enojáis, que vuestro enojo no llegue hasta el punto de pecar, ni que os dure más allá de la puesta de sol” Efesios 4:26 (La Palabra)

A través de la Biblia nos podemos dar cuenta de que por naturaleza somos un poco rebeldes, y que sólo con la ayuda de Dios las relaciones llegan a buen puerto, cuando dejamos que Él nos guíe.

No pierdes nada por intentarlo. Si alguien te dice que algo funciona porque lo experimentó, ¿no le darías una oportunidad?

Keila Vila Figueirido